Las bravas de El Bodegón

En la localidad berciana de Ponferrada, escondido en el Casco Antiguo, se encuentra uno de los baluartes del tapeo en la Comarca del Bierzo. Se trata de El Bodegón, un local de corte tradicional donde se pueden comer, según varios rankings a nivel nacional, nada más y nada menos que unas de las mejores patatas bravas de España.

Desde hace varias décadas, El Bodegón ha hecho del boca a boca su mejor carta de presentación, tanto para los autóctonos como para los visitantes. Se encuentra en la zona de vinos de la ciudad, cerca de la emblemática Calle del Reloj, pero en una callejuela un poco apartada al margen de la calle principal. Sin embargo, esto no le ha impedido convertirse en una de las bodegas más conocidas de la zona.

Su fórmula es muy sencilla: ofrecer una escasa variedad de tapas y raciones, pero muy bien elaboradas. Junto a su buque insignia, las conocidísimas bravas (que llevan una salsa con unos ingredientes tan secretos como la fórmula de la mismísima Coca Cola), ofrecen calamares, mejillones y cortezas, además de sangría de cava (otra especialidad de la casa) y vinos, entre otras bebidas. Todo ello en un local de estilo rústico, sin grandes alardes pero bonito y acogedor, a medio camino entre una bodega y un mesón.

el bodegon ponferrada

Pero lo más curioso es que El Bodegón, a pesar de no tener página Web propia y de contar con una escasa presencia en las redes sociales (tan solo tiene activa una página en Facebook), tiene un gran potencial en Internet. Gracias a las recomendaciones y su excelente reputación, adquirida a lo largo de los años en el canal offline, los internautas se han convertido en sus mejores prescriptores en la red. Algo que se constata en páginas como TripAdvisor (figura como uno de los mejores restaurantes de Ponferrada y El Bierzo), y con su aparición en varios rankings entre las mejores patatas bravas a nivel nacional.

Es, en definitiva, un ejemplo de que a la hora de realizar un plan de marketing, en ocasiones la mejor publicidad es que los propios clientes corran la voz dentro y fuera de Internet.

Javier Ramón