Estambul, la perla de Turquía

La ciudad de Estambul, nexo de unión entre el continente asiático y el europeo, es un punto de partida ideal para realizar un tour de low-cost por Turquía. Desde un crucero por el Bósforo, hasta la visita de lugares históricos como el Efeso, el Hierápolis o el entorno natural de la Capadocia, el país otomano está repleto de rincones por descubrir.

Hace unos años, tuvimos la oportunidad de visitar Estambul como viajeros low cost, y la experiencia no pudo ser más satisfactoria. El primer día, llegamos a la ciudad turca muy temprano, y lo primero que nos llamó la atención es que a esas horas de la mañana había mucho ambiente y las calles ya estaban llenas de gente. Buscamos el apartamento donde nos alojaríamos las próximas 3 noches, y como llegamos hambrientos decidimos degustar un kebab casero en uno de los múltiples establecimientos que se encuentran en la ciudad. El resto del día lo dedicamos a tantear la ciudad, e informarnos sobre los puntos más interesantes que podíamos visitar durante nuestra estancia.

Mezquitas y Gran Bazar de Estambul

El segundo día, nos levantamos pronto para conocer las mezquitas construidas por el Imperio Otomano. Las más famosas y llamativas de Estambul son la Mezquita Azul y la Mezquita de Santa Sofía. En la primera, la entrada es gratuita y conviene llegar pronto para evitar largas colas, ya que la afluencia de visitantes es muy elevada. Una vez dentro, tanto la arquitectura como la decoración nos dejaron asombrados. En cuanto a la Mezquita de Santa Sofía, que también es muy vistosa, aprovechamos la visita para conocerla y fotografiarnos desde fuera. Ya por la tarde, decidimos visitar el Gran Bazar de Estambul, donde se puede encontrar desde gastronomía turca, a productos artesanos, prendas de vestir e incluso imitaciones de todo tipo.

Crucero por el Bósforo

El tercer día, de nuevo madrugamos para aprovechar la mañana y dar un paseo en barco por el Bósforo, un estrecho que divide la ciudad en dos partes: la europea y la asiática. En este sentido, cabe destacar que la parada se realiza en Uskudar (ya en Asia), por lo que es una forma original y rápida de pisar el suelo de otro continente durante unos minutos. Ya por la tarde, volvimos al Gran Bazar (donde por cierto siempre hay que intentar regatear) para realizar las últimas compras, y finalmente aprovechamos la noche para dar un último paseo por la ciudad.

En definitiva, un estupendo destino que os aconsejamos visitar, ya que nosotros nos quedamos con ganas de más. Para ello, os recomendamos los servicios de Pride Travel Estambul, que harán que vuestro viaje a Turquía sea una experiencia inolvidable.