Spanish English

Blog viajero

Road trip en furgo camper por la España Verde

road trip

Ruta de turismo sostenible por la España Verde

Proyecto viajero ganador en los Chapka New Stars: road trip por el noroeste peninsular en una furgo camper T3 estilo retro reciclada de Salty Campers, poniendo en valor la naturaleza de la España Verde con el apoyo de Chapka y la colaboración de la agencia de viajes sustentables Ruteart. Entre el 30 de mayo y el 5 de junio (Día del Medio Ambiente), recorrrimos Cantabria, Asturias, la comarca del Bierzo y las provincias gallegas de Lugo y A Coruña, con una ruta sostenible de playa y montaña por algunos de los entornos naturales más bellos del país.

road trip furgo camper


Historia, familia y valores

Somos los hermanos Aitor y Javier Ramón, fundadores de LIVEGENS y Viajeros Low Cost, un doble proyecto sostenible por un mundo mejor. Desde niños hemos crecido en una familia con varias generaciones muy ligadas al cuidado del medioambiente, y ahora afrontamos esta nueva aventura de turismo sostenible como ganadores de los Chapka New Stars. En el marco de un emprendimiento verde y social, promovemos la moda ecológica, diferentes proyectos solidarios y la educación ambiental para concienciar a la sociedad, impulsando la eliminación de plásticos de un solo uso, la limpieza de basuraleza en entornos naturales y un modelo de desarrollo respetuoso con el medioambiente.

aitor y javier ramon


Crónica de nuestro viaje por el noroeste peninsular

Veníamos de unas últimas semanas muy intensas, con numerosas entrevistas en medios para hablar del road trip, sumadas a los preparativos del viaje y la doble presentación del libro «Cuba en el corazón» el fin de semana previo en Ponferrada y Madrid.

Precisamente desde la capital, emprendimos nuestro viaje a Cantabria en la madrugada del 29 al 30 de junio para recoger la furgoneta «Leona» que Salty Campers nos había reservado ese mismo lunes en la localidad cántabra de Muriedas, muy cercana a Santander.

La furgo camper «Leona» 

La furgoneta camper, una T3 estilo retro restaurada y completamente equipada, contaba con dos camas (una desplegable en la parte trasera del vehículo y otra de techo), una pequeña nevera, lavabo con depósito de agua, fogones para cocinar y mucho espacio de almacenaje, a lo que nosotros añadimos una bolsa de basura para plásticos, otra para restos orgánicos y un inodoro portátil con bolsas biodegradables para evitar la generación de residuos durante el viaje.

Carismática, acogedora y muy vintage, así era nuestra casita para la próxima semana ruteando por la España Verde. Una aventura para la que también contratamos el seguro Cap Trip Plus de Chapka, con el fin de viajar más tranquilos y 100% protegidos durante la ruta.

ganador premio chapka new stars

DÍA 1: CANTABRIA

Parque natural de Oyambre

Tras hacer las «prácticas» en la furgo y compartir un agradable ratito con Jennifer, una de las dos fundadoras de la empresa Salty Campers, iniciamos nuestro road trip rumbo a las playas del entorno de San Vicente de la Barquera, donde comimos unos bocatas antes de visitar el parque natural de Oyambre y la playa de Gerra, emplazada en un vistoso entorno natural con los Picos de Europa al fondo.

El día estaba un poco gris, con nubes y claros, pero este primer trayecto nos vino genial para adaptarnos a la furgo tanto en la autovía como en carreteras comarcales. Hay que tener en cuenta que las marchas de una T3 entran diferente y la velocidad máxima en vías de alta velocidad es de 90/100 km por hora, lo que supone una oportunidad para disfrutar del paisaje y de un modelo de turismo slow, que al fin y al cabo era el espíritu del viaje.

Playa de Berellín

Ya por la tarde, continuamos nuestro road trip por la costa para desplazarnos a la playa de Berellín, cercana a la frontera de Cantabria con Asturias, que superó ampliamente nuestras expectativas y resultó ser uno de los grandes descubrimientos del viaje. La playa es sencillamente espectacular, por lo que decidimos seguir hasta el final de la carretera para estacionar bien la furgo y pasar la noche.

El entorno natural y las vistas panorámicas del arenal son realmente impresionantes, y antes de ordenar un poco la furgo y montar las dos camas aprovechamos la ocasión para hacernos una de las fotos más icónicas del viaje, que como todas las demás no lleva ningún tipo de retoque fotográfico o filtro.

Después cenamos una empanada casera en la playa, disfrutamos del bonito atardecer y conocimos a nuestro amigo «Pocholo», un caballo muy simpático y manso que vivía en el entorno de Berellín, donde también había pastando unas cuantas vacas afortunadas. Lejos de molestarnos, el tenue sonido de sus cencerros nos relajaba, evocando bonitos recuerdos de nuestra infancia en el valle de Fornela.

Definitivamente, no podíamos haber elegido un lugar mejor pasar nuestra primera noche.

DÍA 2: CANTABRIA Y ASTURIAS

Al día siguiente, nos despertamos en el mismo punto con las mejores vistas y un día estupendo, soleado e ideal para darnos el primer chapuzón en la playa.

La temperatura era muy agradable y la marea estaba baja, lo que cambiaba la perspectiva de la playa que lucía aún más bonita si cabe con sus diferentes calas bañadas por aguas cristalinas.

A falta de ducha, que no estaba habilitada al ser temporada baja, aprovechamos la ocasión para bañarnos en la playa a primera hora de la mañana.

La zona era tan bonita que decidimos alterar ligeramente la hoja de ruta del viaje para disfrutar un ratito más del entorno de Berellín, que definitivamente nos había cautivado con sus pequeños arenales rodeados de vegetación y formaciones rocosas.

Playas de Llanes

Ya cerca del mediodía, volvimos a la carretera por la costa para cruzar la frontera hacia tierras asturianas y llegar a Llanes, donde se encuentran algunas de las mejores playas de Asturias. Allí pudimos descubrir playas como las de Gulpiyuri, San Antolín y Torimbia, que personalmente fue la que más nos gustó. No es fácil llegar, pero la panorámica de este arenal en forma de concha es una maravilla y mereció la pena hacer el esfuerzo.


Por la tarde, tras descansar un ratito en la furgo dejamos atrás las playas del cantábrico para dirigirnos a la montaña asturiana, con una primera parada en el desfiladero de las Xanas. En el área de estacionamiento de acceso a la ruta homónima pasamos esa segunda noche. Aunque la previsión meteorológica para esos días no era muy alentadora, hacía bastante sol y la temperatura seguía muy agradable incluso por las noches.

DÍA 3: ASTURIAS Y LACIANA

Ruta de las Xanas

A primera hora de la mañana, salimos a hacer senderismo por la ruta de las Xanas, considerada la hermana pequeña de la conocida Garganta del Cares y perteneciente a los Picos de Europa asturianos. La primera parte de la ruta es la que rodea el propio desfiladero de las Xanas, declarado monumento natural, que es la que más recuerda al Cares.

Una vez que dejamos atrás el desfiladero, el sendero se adentra en una parte más boscosa que trascurre junto al río Trubia antes de ascender al bonito pueblo de Pedroveya, al que debíamos llegar para iniciar la parte descendente de la ruta.

Este segundo tramo transcurre por verdes prados asturianos emplazados entre montañas y permite regresar al punto de partida, ya que la ruta es circular.

Somiedo y Lagos de Saliencia

Tras completar la ruta de las Xanas, salimos de nuevo a la carretera para visitar por la tarde el parque natural de Somiedo, otra de las gratas sorpresas del viaje. La carretera es empinada y con muchas curvas, especialmente en los últimos kilómetros, por lo que hay que ir muy despacio y por eso el desplazamiento se hizo un poquito largo. Sin embargo, tras pasar por Pola de Somiedo y subir a los Lagos de Saliencia, lo que nos encontramos allí compensó con creces el esfuerzo realizado.

Hasta el momento el buen tiempo nos había acompañado, más allá de algún momento puntual de lluvia ligera a modo de orballo, pero la llegada a Somiedo no fue la mejor posible. En cuanto aparcamos la furgo en la zona de estacionamiento, nos sorprendió una tromba de agua en forma de tormenta con fuertes rachas de viento, algo que puede llegar a pasar por el clima de montaña de esta zona, situada a más de 1.500 metros de altura. Dadas las circunstancias, aprovechamos ese ratito para comer algo rápido y descansar un poco en la furgo, con la suerte de que la tarde se pudo reconducir y el sol salió como si no hubiera pasado nada. Así de sorprendente es el tiempo en el noroeste peninsular, capaz de ofrecernos las cuatro estaciones del año en un solo día. El clima oceánico forma parte de la idiosincrasia de la España Verde, y solo así pueden entenderse sus espectaculares paisajes naturales.

Ya sin viento y con el sol como aliado, emprendimos la ruta circular de 8 kilómetros que pasa por los Lagos de Saliencia: los lagos de La Cueva, Calabazosa y Cerveriz, además de la laguna de La Mina.

Los primeros metros de la ruta ya son imponentes, con formaciones rocosas y naturales propias del mejor Parque Jurásico. Pero quizás la ruta alcanza su máximo esplendor con las vistas panorámicas del Lago de La Cueva, por el que sentimos un amor a primera vista. Imposible reflejar la belleza y la majestuosidad del entorno en una sola foto.

Tras ver los otros lagos, que quizás ya no lucían tanto por el regreso de las nubes que encapotaban el cielo de nuevo, regresamos al punto de partida por senderos interiores muy propicios para mimetizarse al máximo con el entorno.

Con un poco más de lluvia fina en forma de orballo, que dio paso al sol nuevamente, llegamos al punto de partida de la ruta para iniciar el descenso hacia la provincia de León. Definitivamente, las montañas asturianas de Somiedo nos habían enamorado.

Noche inesperada en Villablino

Entramos en León por el valle de Laciana, pasando por Babia hasta llegar a Villablino, capital de la comarca. Allí paramos a repostar con la intención de llegar para cenar y hacer noche en nuestro querido valle de Fornela, pero tuvimos un problemilla que alteró un poco nuestra hoja de ruta y se convirtió en una anécdota más del viaje. Cuando nos disponíamos a situarnos junto al surtidor, de repente la furgo se quedó sin batería y no podíamos arrancarla, algo que inicialmente nos asustó un poco. Pero fuimos muy afortunados, ya que los lacianiegos de Villablino se portaron muy bien con nosotros. Con la ayuda de la chica de la gasolinera y un taller familiar cercano, pusimos las pinzas a la furgo y conseguimos arrancarla, para después diagnosticar la causa del problema: el regulador del alternador, una pequeña pieza del motor del vehículo, necesitaba ser reemplazado para evitar que se descargara nuevamente la batería y poder continuar nuestro road trip con garantías. Algo que nos obligó a hacer noche en un área habilitada para autocaravanas de Villablino, con el fin de conseguir esa pequeña pieza y cambiarla a primera hora de la mañana al día siguiente. En este sentido, queremos poner en valor la eficiente gestión de la incidencia por parte de las chicas de Salty Campers y el equipo del taller Hermanos Arias de Villablino, al que también hemos querido mencionar en este artículo por su gran eficacia y ayuda.

Son imprevistos muy poco habituales que pueden llegar a pasar, ya que la mecánica de un vehículo no es infalible, pero en estos casos la atención personalizada y el trato cercano es lo que marca la diferencia. Las chicas de Salty Campers fueron muy atentas con nosotros, haciéndose cargo de todo y ofreciéndonos incluso la opción de facilitarnos otra furgoneta para continuar la ruta. Pero nosotros queríamos seguir el road trip con nuestra querida «Leona», que una vez superado este leve constipado, ¡volvió a rugir con más fuerza que nunca!

DÍA 4: VALLE DE FORNELA (El Bierzo)

Por la mañana, en cuanto la furgo estuvo lista en el taller salimos de nuevo a la carretera rumbo al valle de Fornela, sin duda la parada con mayor carga emocional del viaje. Habitualmente siempre vamos a Fornela desde Ponferrada por la carretera que pasa por Fabero, pero en esta ocasión entramos por Anllarinos del Sil para ahorrarnos unos kilómetros desde Laciana. Siete son los pueblos que forman parte de este hermoso valle: Faro, Fresnedelo, Cariseda, Peranzanes, Trascastro, Chano y Guímara, pueblo natural de nuestra madre que fue la primera parada de nuestra ruta por Fornela. Allí habíamos quedado para comer y ver a la familia.

Como ya hemos comentado en varias ocasiones, venimos de una familia con diferentes generaciones muy vinculadas al cuidado del medioambiente, algo que ha influido notablemente en nuestro amor por la naturaleza. Una larga tradición familiar iniciada por nuestro bisabuelo Odonel, con un amplio legado de guardas forestales, brigadistas de incendios y agentes medioambientales que se han dedicado en cuerpo y alma al monte, como es el caso de nuestro tío Rosauro. Y aunque mi hermano y yo nos hemos formado en otros campos, siempre hemos tenido muy presentes estos valores que nos han inculcado desde pequeños, como base para emprender nuevos proyectos verdes y sociales respetuosos con el entorno que nos rodea.

Tras una riquísima comida casera de la mano de nuestra queridísima abuela, a la que encontramos mucho mejor desde la última vez que la vimos tras su reciente operación de rodilla, nos dimos una ducha (bendita agua caliente) y descansamos un poquito antes de recorrer las verdes montañas de Fornela, pertenecientes a la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses del Bierzo.

senderos rbale ancares y fornelaUno de los grandes atractivos del valle de Fornela son sus rutas de senderismo, como la que llega a los refugios del Cuadro y la Pesca, que hemos recorrido muchas veces desde Guímara y hemos aprovechado para hacer varias limpiezas de basuraleza en familia los últimos veranos. Asimismo, para los más aventureros la ruta sigue desde el alto del Boquín hasta el pico Miravalles (ya sin pista de tierra), que con sus cerca de 2.000 metros de altura ofrece impresionantes vistas del Bierzo, Asturias y Galicia.

La siguiente parada fue Peranzanes, pueblo natural de nuestro padre que da nombre al Ayuntamiento homónimo, donde visitamos el Albergue Valle de Fornela regentado por nuestro tío Aquilino (más conocido en el valle como Taki) y familia. Una parada imprescindible para tomar algo, disfrutar de la gastronomía fornela, pernoctar en la zona o simplemente disfrutar del bonito entorno de Peranzanes. Las vistas desde el mirador rodeado de montañas, con su guiño a la antigua línea de baldes que llevaba el carbón desde Tormaleo a Páramo pasando por Fornela, son más que recomendables.

Tras volver a Guímara, aparcamos la furgoneta para subir a las Matas, tomando un sendero que serpentea por la montaña y a medida que gana altura ofrece una espectacular panorámica del pueblo y el maravilloso entorno natural que lo rodea.

Una vez que bajamos de las Matas, recogimos en casa a nuestra tía Maite (qué suerte la nuestra de tener en la familia a la persona más pura y bondadosa de Fornela), para acabar la tarde en las pallozas del Castro de Chano, que recrean la vida de los astures que poblaron la zona hace más de dos milenios.

El entorno es muy bonito y acogedor, por su emplazamiento privilegiado entre montañas y las propias pallozas que están llenas de encanto. Sin duda, un escenario perfecto para aparcar la furgo camper y disfrutar del paisaje.

Finalmente, acabamos la tarde compartiendo un ratito con Octavio, un ganadero natural de Chano que ha decidido apostar por la zona con su empresa Productos Cárnicos Valle de Fornela. A pesar de su juventud, lleva 20 años trabajando en este ámbito (prácticamente desde la adolescencia), algo que queremos poner en valor ya que emprender en el rural y en el sector primario no es nada fácil.

Para nosotros es una enorme satisfacción continuar viendo vacas que pastan felices en los verdes prados de Fornela, dado que nuestra familia también las tuvo durante muchos años y forman parte de nuestra infancia, así como de la propia idiosincrasia del valle.

Y ya que hablamos de carne, os recomendamos probar los asados de Gurka en A Corte del Toro, un argentino afincado en Guímara junto a su familia que regenta desde hace años el bar del pueblo.

Así cerramos el día, con una sonora tormenta a última hora de la tarde que aprovechamos para compartir con la familia las últimas horas de estancia en el valle de Fornela. Al día siguiente tocaba madrugar para seguir nuestro road trip, con las próximas paradas previstas en el Bierzo y Galicia.

DÍA 5: El BIERZO, ANCARES Y MARIÑA LUCENSE

Ese día amanecimos muy temprano en Fornela, ya que se avecinaba una jornada especialmente intensa.

La Fábrica de Castreña

Tras desayunar y dar una última vuelta por el valle, salimos hacia Carucedo, donde habíamos quedado a primera hora de la mañana con los chicos de La Fábrica, una joven pareja de emprendedores que también son fornelos.

Ellos son Carlos y Nerea, fundadores de su propia marca de miel y también de la Cerveza Castreña, que recientemente han montado un impresionante proyecto muy cerca de Las Médulas.

De la mano de Carlos pudimos conocer los entresijos de la nueva fábrica de su cerveza artesana, también habilitada como local de hostelería.

En este sentido, podemos destacar y recomendar como apuesta segura la terraza de La Fábrica, rodeada de un entorno natural privilegiado. Y para redondear la visita, no podíamos irnos de allí sin nuestras Castreñas para probarlas después del viaje. ¡Gracias por todo Carlos!

Lago de Carucedo y Las Médulas

Tras una pequeña parada en el Lago de Carucedo, un remanso de paz en medio de la naturaleza muy cercano a La Fábrica, la siguiente visita prevista era Las Médulas, antigua explotación aurífera de oro romana declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con el paso de los años, la naturaleza ha hecho su trabajo y ha convertido la zona en un entorno paisajístico único.

Además de disfrutar de las estupendas vistas desde el mirador de Orellán, que ofrece la mejor panorámica de Las Médulas, os recomendamos hacer alguna ruta de senderismo como la Senda de Las Valiñas, o visitar las cuevas de La Cuevona y La Encantada. Como  en esta ocasión había bastante niebla en la zona del mirador, compartimos con vosotros un par de fotos de una visita muy reciente con la vista despejada.

O Cebreiro

Tras completar nuestro periplo por el Bierzo e incluso entrar en directo en la radio para contarlo, dejamos atrás la comarca para adentrarnos en Galicia por Piedrafita, tomando un tramo de la la antigua carretera nacional que ha sido revitalizada en los últimos tiempos como por el proyecto Ruta de la N-VI. Nuestra siguiente parada era O Cebreiro, célebre parada del Camino de Santiago Francés perteneciente a la sierra de Os Ancares lucenses.

Allí visitamos el pueblo y comimos algo en la furgo (en concreto una rica tortilla y algo de embutido, todo ello made in Fornela), mientras disfrutábamos de las bonitas vistas panorámicas de la sierra, que justifica con creces la empinada subida desde Piedrafita.

Mariña Lucense

Con la visita a O Cebreiro, dejamos atrás las bellas montañas de la España Verde para emprender el resto de la ruta por la costa gallega antes de llegar a A Coruña y Oleiros. La última parada del día era la a veces infravalorada Mariña Lucense. A media tarde llegamos a la zona de O Vicedo, donde inicialmente nos dirigimos a la pequeña playa de O Caolín, en la que ya habíamos estado en otras ocasiones. Una visita siempre recomendable en la zona, aunque en esta ocasión no la pillamos en su mejor momento por el cielo encapotado. En cualquier caso, esta calita luce espectacular en días soleados (especialmente con marea baja), con su arena blanca y color turquesa del mar que recuerda a las playas del Caribe.

A pesar del día nublado, la temperatura era muy agradable y no hacia nada de viento, por lo que a última hora de la tarde nos fuimos a visitar O Fuciño do Porco, uno de los grandes atractivos de O Vicedo.

Esta ruta de senderismo, con su vistosa pasarela de madera entre espectaculares acantilados, tiene una particular forma que se asemeja al hocico de un cerdo (de ahí su nombre) y se ha vuelto muy popular en los últimos años.

Con el fin de preservar el entorno, en temporada alta de verano es necesario hacer una reserva previa gratuita para poder visitarlo, sin embargo nosotros tuvimos la suerte de estar prácticamente solos, algo que nunca antes nos había pasado.

Tras completar la ruta con calma, antes de que anocheciera nos fuimos a otro arenal para pasar la noche, donde dejamos estacionada la furgo en el área habilitada para el aparcamiento. Al día siguiente, amaneceríamos junto a la bonita playa de Xilloi, una de las mejores de la zona.

DÍA 6: RÍAS ALTAS DE A CORUÑA Y RUTA EN CATAMARÁN

Playa de Xilloi

Un día más, nos despertamos temprano por la mañana y tras desayunar nos dimos un bañito en la playa de Xilloi. El día amaneció nublado, pero con una temperatura agradable y de nuevo nada de viento.

Por suerte en esta ocasión sí estaban habilitadas las duchas del arenal, en las que pudimos aclararnos con agua dulce antes de cambiarnos y emprender rumbo a las Rías Altas de A Coruña.

Tras pasar por la playa de Arealonga y la ría de O Barqueiro, que separa las provincias coruñesa y lucense, llegamos a la primera y cercana parada del día, los preciosos acantilados de Loiba.

Acantilados de Loiba

Loiba es un rincón de Galicia al que procuramos ir casi todos los veranos, ya no solo por su famoso banco con vistas sino por todo el entorno de acantilados y playas vírgenes que configuran su paisaje. Al ser fuera de temporada, en esta ocasión encontramos todo mucho más tranquilo. Justo al llegar había un grupo de excursionistas, pero al poco tiempo se fueron y durante un rato nos quedamos completamente solos.

El banco de Loiba, con sus impresionantes vistas panorámicas, es el más conocido de la provincia y para muchos el más bonito del mundo. Una visita imprescindible en las Rías Altas coruñesas, que puedes redondear con alguna de las atractivas rutas de senderismo que ofrece la zona.

Cabo Ortegal

Nuestra siguiente parada de la mañana era el Cabo Ortegal, uno de los mayores exponentes de los faros de Galicia por su bellísimo emplazamiento entre enormes formaciones rocosas y acantilados.

A un lado del faro tenemos el Mar Cantábrico, al otro el Océano Atlántico; y por suerte allí estábamos nosotros, disfrutando de la estampa bajo un sol de justicia a pesar de las malas previsiones meterológicas. Así de particular e imprevisible es el tiempo en Galicia y el noroeste de España.

Playa de Vilarrube

A mediodía decidimos emprender el rumbo hacia la zona de Valdoviño y Cedeira, donde se encuentran algunos de los mejores arenales de la provincia de A Coruña. Una vez allí, antes de pasar la tarde tomando el sol en nuestra playa favorita de esta hermosa zona nos fuimos a comer a la Taberna do Puntal, que ya conocíamos de otra ocasión y está situada entre ambos concellos. Un sitio bueno, bonito y con precios moderados para abandonar por un día nuestras clásicas comidas mochileras en la furgo camper.

La camarera nos recomendó comer dentro del local, asegurando que a partir de las 14:00 se avecinaban lluvias, pero lo cierto es que finalmente se quedó una tarde soleada y calurosa. De nuevo el tiempo imprevisible marca de la casa, que forma parte de la identidad de Galicia y la forma de ser de sus gentes.

Y por fin, llegó la merecida tarde de sol y descanso en la playa de Vilarrube, para nuestro gusto una de las mejores de Galicia. Pero antes de bajar a la arena disfrutamos de la espectacular vista panorámica del arenal, perteneciente a Valdoviño pero que con marea baja se conecta con varias calitas de Cedeira.

Nosotros ya conocíamos bien la playa, uno de nuestros grandes descubrimientos recientes en Galicia, pero a nuestra «Leona» también le encandiló y se enamoró de ella a primera vista.

Allí pasamos buena parte de la tarde, sin apenas gente, tomando el sol, paseando por la arena y disfrutando de un refrescante baño antes de afrontar el tramo final de la aventura.

Ruta en catamarán eléctrico

Ya hacia el final de la tarde, dejamos la maravillosa playa de Vilarrube para dirigirnos al puerto de Ares, donde habíamos quedado con los chicos de A-02 Velas para disfrutar de una ruta en catamarán eléctrico por la ría. Antes del road trip, la agencia de viajes sostenibles Ruteart se ofreció a ayudarnos con algunas actividades de turismo activo durante la ruta, y tras valorar varias opciones la propuesta de A-02 Velas nos pareció ideal como actividad complementaria y sobre todo sostenible. Nos encanta apoyar a otros emprendedores con valores, por eso esta colaboración a tres bandas nos pareció el mejor colofón posible a nuestra semana de ruta por el noroeste peninsular antes de llegar a Oleiros.

En el puerto de Ares conocimos en persona a Laurent, con quien ya había hablado previamente por teléfono, que enseguida nos presentó a su compañera Gemma. Ambos son los fundadores de A-02 Velas, asociación de actividades náuticas que apuesta por un turismo sostenible e inclusivo. Con esa filosofía de vida nos sonaba muy bien su propuesta, y aunque ya habíamos oído hablar de ellos y teníamos muy buenas referencias, hasta ese momento no habíamos tenido ocasión de probar sus servicios. Pero como nunca es tarde si la dicha es buena, tras visitar su otro velero y conocer de primera mano algunos de sus interesantes proyectos de futuro, finalmente nos embarcamos en el catamarán eléctrico, que por cierto alcanza nada más y nada menos que las 10 horas de autonomía.

Salimos al atardecer, con el mar el calma y la intención de disfrutar de la puesta de sol en alta mar. Y vaya si lo hicimos, ¡qué bonita experiencia! El catamarán es extremadamente silencioso, no contamina el mar y además es muy confortable, con cojines en los asientos e incluso una red en la proa para mimetizarse aún más si cabe con el océano.

Gracias a Laurent y Gemma, ambos muy profesionales además de encantadores, pudimos disfrutar al máximo de la ruta con buenos consejos, la oportunidad de picar y tomar algo a bordo, e incluso de conducir nosotros mismos el catamarán desde el timón mientras caía el sol.

La travesía marítima, de más de dos horas de duración, nos permitió conocer el pueblo pesquero de Redes y algunos de los mejores rincones de la ría desde una perspectiva diferente, así como disfrutar de una preciosa puesta de sol con el cielo completamente despejado, que poco a poco fue cayendo para abrazar la noche aún con el mar en calma. Sin duda, una bonita experiencia de la mano de A-02 Velas que os recomendamos encarecidamente.

Una vez en el puerto y con la satisfacción de haber vivido esta gran experiencia, emprendimos el viaje de vuelta a casa donde nos reencontramos con nuestros padres e hicimos noche en Oleiros tras una semana durmiendo en la furgo. Al día siguiente, nos esperaba un bonito día en el Mercado Ecolóxico de A Coruña, al que acudimos habitualmente con LIVEGENS.

DÍA 7: A CORUÑA

Mercado Ecolóxico

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra cada año el 5 de junio, el Mercado Ecolóxico de A Coruña proponía un programa lleno de actividades, en las que participamos varios emprendedores que acudimos regularmente al mercado. Para nosotros, fue un día muy especial porque cumplíamos 3 años de vida con nuestra marca sostenible LIVEGENS, y para celebrarlo decidimos exponer la furgo camper en la plaza.

Como complemento al puesto que montamos habitualmente en el mercado, organizado por Tótem Gestión en la plaza de España (Campo da Leña) de A Coruña, ese día organizamos un concurso de fotografía con nuestras gafas de sol de bambú.

Además de apoyar el comercio local y los proyectos sostenibles con valores, cada primer y tercer domingo de cada mes el mercado da mucha vida a esta céntrica zona de la ciudad herculina.

Para redondear la jornada, tuve la oportunidad de presentar mi libro «Cuba en el corazón» en la plaza, dentro de la propia furgo y acompañado por Rafa Vázquez de la Fundación Ronsel, que siempre me ha apoyado en estos 10 años de Camiño emprendedor. ¡Gracias Iria y Rafa por hacerlo posible!

En definitiva, un bonito y emotivo día en familia que se quedará grabado en nuestra memoria.

EXTRA: DESPEDIDA DE LEONA & OLEIROS

Al día siguiente, tocaba despedirnos de nuestra querida «Leona» y entregar la furgo en Cantabria, por lo que por la mañana emprendimos la ruta de vuelta a Muriedas. Como el viaje era largo, de camino hicimos una pequeña parada para comer en la playa de Las Catedrales de Ribadeo, casi entre la frontera entre Galicia y Asturias, que pudimos visitar sin reserva previa al ser todavía temporada baja.

El día era bastante soleado y la parada nos recordó a nuestra entrañable infancia, cuando solíamos veranear con nuestros padres en esta playa monumental antes de que fuera descubierta por el turismo de masas.

La jornada fue muy intensa por las horas de carretera, pero finalmente cumplimos la misión para regresar de nuevo al precioso Concello de Oleiros, muy comprometido con el cuidado del medioambiente, donde teníamos una última idea en mente para limpiar un rincón escondido al que los servicios de limpieza no llegan. Tras el Día Mundial del Medio Ambiente y el de los Océanos, cerramos la semana con una limpieza de basuraleza en el entorno de Punta Fieiteira, porque como siempre decimos cualquier día es bueno para limpiar tu rincón natural favorito.

Y así, cansados y satisfechos a partes iguales, finalizamos esta bonita aventura, aunque ya estamos pensando en la próxima. Porque en el mundo del turismo, como en el emprendimiento y la vida misma, el final de un viaje es el principio del siguiente.


Nuestros proyectos sostenibles


VIAJEROS LOW COST | viajeroslowcost.com

Blog de viajes, aventuras y turismo sostenible:

* Consejos para viajar con un presupuesto low cost.

* Aventuras y guías de viaje por diferentes destinos: Galicia, el Bierzo, Cuba, etc.

* Blog asociado a Galicia Travel Bloggers.

* Proyecto global con diferentes reconocimientos y premios: Viajeros Low Cost & LIVEGENS.

LIVEGENS | livegens.com

Un proyecto sostenible encabezado por los hermanos Ramón, nacido a raíz de nuestros viajes por el mundo:

* Iniciativa emprendedora, verde y social en busca de un mundo mejor, con nuestras gafas de sol de bambú y relojes de madera artesanales, ecofriendly y libres de plásticos como propuesta de valor.

* Marca de moda sostenible asociada a AMSE, dirigida a viajeros y amantes del medioambiente: complementos con alma viajera y mucho corazón.

* Estrechamente ligada a una labor social, con diferentes proyectos solidarios y ambientales.

Os invitamos a compartir este apasionante road trip en furgo camper por el noroeste peninsular, una gran aventura en la que hemos puesto en valor el turismo sostenible y el impresionante patrimonio natural de la España Verde. ¡Muchas gracias por vuestro apoyo!

Javier Ramón | @javiramonr

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp